Celo Y Reproducción 2017-02-21T00:03:02+00:00

Celo Y Reproducción del Yaguareté

Debido a que su distribución abarca zonas muy amplias, parece no tener una época fija para criar, aunque algunos estudios parecen indicar una tendencia más hacia la primavera en las zonas de condiciones climáticas más extremas, mientras que en áreas tropicales se reproduce en cualquier época del año.

Durante el período de celo, suele escucharse de noche los fuertes bramidos de estos felinos: de las hembras llamando a los machos y de éstos respondiéndoles. Los machos se traban en furiosas peleas y la cópula se realiza también entre fuertes y permanentes gritos, al parecer luego de una larga resistencia por parte de la hembra. La pareja se separa después de la cópula y, tras una gestación de 90 a 110 días la hembra busca una guarida donde dará a luz dos o tres cachorros, que pesan entre 600 y 900 gramos y mantienen los ojos cerrados hasta las dos semanas de vida. Su coloración es similar a la del adulto, pero parece más oscura pues las manchas son más confusas y más juntas entre sí. Puede pasar que en una misma camada nazcan cachorros manchados (pintados) y melánicos (negros).

La madre es quien se ocupa de la crianza y se vuelve más agresiva para defender a sus cachorros. Durante los primeros días no se aleja mucho de sus hijos y, si no cree que estén seguros, las transporta con su boca hasta otro escondrijo. Durante este período la hembra restringe su área de movimiento y su territorio se achica temporalente.

Aproximadamente a los dos meses y medio empiezan a comer carne, a los tres dejan de mamar alimentándose exclusivamente de carne mientras que a los seis meses (a veces antes) abandonan su escondrijo para acompañar a su madre en sus salidas de caza. Finalmente, a los dos años de edad la madre los abandona para que comiencen una vida independiente: deberán encontrar y ganarse su propio territorio.

El yaguareté alcanza su tamaño definitivo y su madurez sexual aproximadamente a la edad de tres años. En estado silvestre, viven hasta doce años, aunque hay algunos casos registrados recientemente de individuos más longevos (Link texto Nico Macho yanqui). En cautiverio en cambio, pueden superar los 20 años de edad. A lo largo de toda su vida una hembra puede dar a luz entre diez y doce cachorros.

El yaguareté se reproduce con facilidad en cautiverio (ver nuestro Programa de Revalorización y Manejo de los Yaguaretés en Cautiverio en la Argentina – PReMYCA).