Posadas. – La Ministro de Ecología y Recursos Naturales Renovables de la provincia de Misiones, Viviana Rovira, solicitó a las autoridades de la Dirección Nacional de Vialidad, que se arbitren los medios necesarios para la instalación de mecanismos tendientes a disminuir la velocidad de los vehículos que circulan por la Ruta 12 en el tramo que va desde el Arroyo Mbocay hasta el puesto de Control Vial de Gendarmería Nacional.

Desde el Ministerio de Ecología insistieron a las autoridades de Vialidad Nacional en la imperiosa necesidad de tomar medidas que hagan que los vehículos circulen a menor velocidad y evitar así el atropellamiento de fauna nativa que desde el año 2003 vienen en notorio aumento en seis puntos específicos de la geografía, los cuales se señalan como críticos en referencia a la accidentología animal.

A mediados de este año como fue de público conocimiento el Ministerio de Ecología junto a Vialidad Nacional, Vialidad Provincial, Güirá Oga y otras organizaciones privadas llevan adelante una intensa actividad de difusión y control en las rutas intentando sensibilizar a la población sobre las características que presenta el conflicto, promoviendo la campaña “Cuidado Animal”; más allá de todo el esfuerzo puesto de manifiesto por las Instituciones el problema persiste en desmedro de valiosos ejemplares de la fauna nativa.

Por estos motivos y en protección de la fauna es que se hace necesario colocar dispositivos que las autoridades viales estimen corresponder según las características del lugar y las medidas autorizadas para el trazado nacional.

DATO: El arroyo Mbocay es el límite natural con el Parque Nacional Iguazú. Nace al sudoeste de las cataratas del Iguazú y corre casi paralelo al Iguazú, para desembocar a unos 4 kilómetros al sur de Puerto Iguazú.

Es la fuente de agua potable de Puerto Iguazú. Este arroyo posee numerosos saltos, correderas y pozones antes de su desembocadura en el río Paraná.

Fuente: www.primeraedicionweb.com.ar

De esta forma, el Estado provincial se posiciona a la cabeza de los pedidos para que el máximo organismo responsable de las rutas accione para proteger a los más de 3.000 animales silvestres que mueren por año bajo las rudas de vehículos en las rutas del norte de Misiones.

Según la Red Yaguareté, la única solución efectiva para disminuir los atropellamientos en las rutas del norte de la provincia de Misiones, implica que el estado asuma el control de la velocidad de los vehículos, y la mejor opción consiste en la instalación de medios físicos que obliguen a los conductores a detenerse (reductores de velocidad) y además mediante la aplicación de fuertes multas a los infractores.

El asumir medidas parciales sin planificación, nos coloca en el riesgo de tener un tercer atropellamiento de Yaguaretés. Si tenemos en cuenta que se estima que en la provincia sobrevive una población de menos de 50 individuos, cada uno de ellos tiene un valor gigantesco que no podemos arriesgar.

La Red Yaguareté ya lo indicó en su primer reporte sobre el tema (2009):

“A nuestro entender, hay dos formas de que esto se modifique:

a) Que el propio conductor decida respetar los límites máximos, lo cual depende de sí mismo de acuerdo a su criterio, o

b) Que sea sancionado por exceder esos límites y entonces, se lo fuerce a no hacerlo (o al menos sepa que puede ser sancionado si lo hace).

Dada la crítica situación actual, la segunda opción es la que consideramos adecuada y, sobre todo, necesaria, ya que no es razonable dejar en manos de miles de personas que circulan diariamente por rutas que atraviesan zonas de alto valor para nuestra fauna silvestre, la decisión de respetar o exceder los límites de velocidad aceptables, siendo que gran número de ellas en la actualidad decide no hacerlo. Esto sería aceptar y permitir que la situación actual se mantenga y que poco a poco, especies valiosísimas sigan muriendo todos los días bajo las ruedas de conductores imprudentes o irresponsables.”