Inicio » Últimas Noticias » Tercera Expedición Parque Nacional Baritú.

Tercera Expedición Parque Nacional Baritú.

Tercer Muestreo de Yaguaretés con cámaras trampa en Baritú. Crónicas de campaña.

Patricio Cavallo, voluntario de la Red Yaguareté, nos comparte su experiencia. Un relato que nos inspira y nos da la fuerza suficiente para continuar con nuestra misión:Salvar al Yaguareté, nuestro gran Tigre Criollo.

¡Gracias Patricio, por tu coraje y compromiso!

Como voluntario en la Red Yaguareté, tuve el privilegio de trabajar en la zona de La Fidelidad en el impenetrable chaqueño en 2015, esta vez me tocaría un desafío aún más grande: Ser parte de la Expedición TransBaritú.

El objetivo: Instalar cámaras trampas en uno de los Parques Nacionales más remotos e inaccesibles de Argentina, que conserva más de 70 mil hectáreas de selva de yungas y así comprobar cómo el escaso o nulo disturbio humano en la zona lo convierte en uno de los mejores lugares en Argentina donde el Tigre Criollo se encuentra protegido para caminar largas distancias y disponer de una abundancia de presas naturales como tapires, corzuelas, pecaríes y carpinchos en la zona más baja del parque.

Inicialmente seis integrantes formamos el equipo que recorriera a pie durante 8 días los más de 120 kms a través de una las geografías más maravillosamente diversas, lamentablemente Yaka, quién fuera parte de la expedición en 2015, se enfermó pocos días antes de comenzar y dado la plenitud física necesaria para el éxito de la misión, tuvo que quedarse en la ciudad.

Todo comenzó desde la remota localidad de Los Toldos, donde para llegar desde Orán, hay que hacer migraciones en Bolivia y volver a entrar a Argentina.

Ya en Baritú, el primer día, caminamos más de 20 kilómetros con la ayuda de mulas que llevan el equipo. Al principio los pastizales a unos 1300-1500 m.s.n.m nos gratifican con un paisaje espectacular y poco a poco, nos vamos adentrando a la selva.

He recorrido diferentes zonas de selvas en Yungas, en el Amazonas y América Central, pero el Baritú con su gran variedad de ambientes y en tan cortas distancias me pareció realmente especial. La primera parte de selva, presenta una variedad impresionante de helechos, musgos, líquenes y plantas epífitas. Los helechos arborescentes se hacen presentes con ese aspecto primitivo que lo caracteriza, plantas que en Argentina únicamente podemos apreciar aquí y en una zona muy restringida de Misiones.

Enseguida los guacamayos de cuello dorado hicieron un vuelo con sus gritos característicos y luego observamos una Corzuela Parda que bajaba nadando en el río, ¿acaso tal vez escapando de un Tigre? Contentos con este recibimiento empezamos a trabajar en el armado del campamento y la colocación de la primera estación de cámaras.

En este, el primer día, ya pudimos observar las primeras huellas de Tigre, donde también encontramos con facilidad huellas de Tapires, Puma y Corzuelas. La arena blanca de Baritú en las orillas del río, es un sustrato excelente para dejar en evidencia el rastro de la fauna.

La noche inmensa nos encontró agotados pero felices, a partir del día siguiente comenzaríamos a transitar los primeros vadeos en el río, y ya los pies siempre estarían mojados durante la marcha.

El equipo trabajo muy eficazmente, repartiendo las tareas para agilizar la instalación de cámaras, que colocamos en los senderos naturales que los animales utilizan.

El sexto día de campaña, luego de acampar en la junta de los ríos, nos despertó una intensa lluvia que generó una gran crecida inesperada. Los vadeos se volvieron muy peligrosos y en varias oportunidades tuvimos que cruzarlos a nado, sin hacer pie con todos los equipos al hombro. El peligro estaba latente, para combatir la hipotermia y secar nuestras ropas y equipos prendíamos una fogata. Ocasión en que evaluábamos los pasos a seguir y darnos ánimo para completar con éxito nuestra misión.

El premio a conseguir serán esas imágenes que las cámaras trampas nos regalan en cada expedición. La captura de imágenes de nuestros tigres, y tantos otros animales que en su hábitat nos brindan la valiosa información tan necesaria para mantener viva a nuestra fauna.

Luego de 8 días de intenso esfuerzo físico, exhaustos pero con el alma llena de sensaciones e imágenes que sólo la naturaleza en crudo puede ofrecer, llegamos al punto de encuentro.

La camioneta de Parques Nacionales nos esperaba sobre la ruta, a la salida de la Selva, para llevarnos a Los Toldos.

Como equipo nos abrazamos y felicitamos con la satisfacción de haber instalado las 10 estaciones con cámaras trampas y a la espera de que pase el tiempo para ir a recuperar las cámaras y que la emoción se renueve y la esperanza de que Venancio, Anselmo , Huayco y por qué no nuevos Tigres nos regalen esas imágenes que año a año compartimos con vos.

Gracias Red Yaguareté por confiar en mí, dándome la oportunidad de ser parte de esta expedición y un especial agradecimiento a todos los que, como vos, apoyan nuestro trabajo.

Juntos podemos hacer realidad nuestro objetivo:
Salvar al Yaguareté.

Un fuerte abrazo, Pato Cavallo.

El trabajo que realizamos desde la Red Yaguareté sólo es posible gracias al compromiso y apoyo económico de gente como vos que, con una donación mensual, nos permite crecer día a día para lograr mantener vivo al Yaguareté. Tenemos una gran tarea por delante y necesitamos ser cada día más, por eso, por favor, Unite y doná para salvar al Yaguareté.

2017-02-21T00:04:27+00:00 Octubre 12, 2016|